Las plantas de conversión de residuos en energía son una fuente de electricidad pequeña pero estable en EE.UU.

En la última década, las plantas WTE de Estados Unidos generaron alrededor de 14.000 gigavatios hora (GWh) de electricidad al año, según datos de nuestro Informe sobre el funcionamiento de las centrales eléctricas.

Renovables 21/03/2023 Desafío Energético Desafío Energético
Palm-Beach-County-WTE-Plant
Palm Beach County WTE Plant

Aunque esa cantidad representa menos del 1% de la generación de electricidad en Estados Unidos, las instalaciones son una fuente constante de energía de carga básica. La energía de carga base es la electricidad que se genera a un ritmo constante todo el tiempo para satisfacer la demanda de electricidad.

A principios de 2022, había 60 plantas WTE (a capacidad de generación eléctrica de residuos a energía (waste-to-energy) en funcionamiento en Estados Unidos, con una capacidad total de generación de 2.051 megavatios (MW). Las plantas están repartidas por todo el país y la mayoría se encuentran en zonas urbanas de la costa este.

Las plantas WTE son relativamente pequeñas, con un tamaño medio de 34 MW. Ninguna de las plantas en funcionamiento supera los 100 MW.

El combustible de las plantas WTE se compone principalmente de residuos sólidos residenciales, pero también incluye algunos residuos no peligrosos procedentes de fuentes comerciales, institucionales e industriales.

Las plantas WTE se benefician de tener acceso a una fuente de energía fiable y barata como parte de su papel de ayudar a eliminar los RSU. A menudo, las plantas de WTE reciben tasas de vertido, que son los pagos a las instalaciones para tomar los materiales de desecho. Sin embargo, a pesar del bajo coste de la fuente de energía y de las tasas de vertido, que pueden ser una fuente adicional de ingresos, las plantas de tratamiento de residuos suelen ser caras de construir y explotar, sobre todo para controlar las emisiones.

Alrededor del 90% de la energía producida por las plantas WTE se suministra a la red eléctrica. El 10% restante se destina a la producción de vapor, que algunas plantas de tratamiento envían a plantas industriales e instituciones cercanas.

Las plantas WTE queman dos tipos de RSU. Uno está formado por componentes biogénicos, en su mayoría materia orgánica, incluido el papel. El otro se compone de material no biogénico, como los plásticos. En los últimos años, la proporción de material no biogénico que se quema ha aumentado porque se desechan más plásticos y menos papel y productos de papel.

El aumento de la proporción de material no biogénico suele mejorar la producción de las instalaciones de WTE porque ciertos plásticos tienen un mayor contenido de calor que muchos materiales biogénicos, como los recortes de jardín.

En 2022, las instalaciones de cogeneración consumieron 16,0 millones de toneladas de residuos biogénicos y 10,3 millones de toneladas de residuos no biogénicos.

Worldenergy.com

Te puede interesar
Ricardo Rodriguez Shell con Genneia

Shell Argentina comprará energía verde a Genneia en Vaca Muerta

Desafío Energético
Renovables 15/03/2024

Las compañías alcanzaron un acuerdo estratégico para abastecer la demanda energética de las operaciones de producción de Shell Argentina con energía de fuente eólica y solar generada por Genneia. Participaron de la firma, Ricardo Rodríguez, Presidente de Shell Argentina, y Bernardo Andrews, CEO de Genneia.

Lo más visto
Reversión GN 2

Reversión del Gasoducto Norte: concluyeron las soldaduras en dos tramos

Desafío Energético
Actualidad 28/05/2024

La última soldadura en la línea regular tuvo lugar el domingo 26 de mayo en el kilómetro 100 del Gasoducto Tío Pujio-La Carlota, cerca de la localidad cordobesa de Arroyo Cabral. En total, se realizaron 4.059 soldaduras en 41 días, estableciendo récords con hasta 151 soldaduras por día, equivalente a un avance diario de 3 kilómetros.

gas

El problema del gas natural se agrava en Argentina: cortes afectan a industrias y estaciones de servicio

Desafío Energético
Actualidad 29/05/2024

La inacción del gobierno nacional a conjurado una nueva crisis energética en la Argentina, la obsesión por el equilibrio fiscal llevó al gobierno a no pagar deudas con empresas que debían realizar la segunda etapa del GPNK que llevaría a duplicar su capacidad que actualmente es de 11 millones de metros cúbicos. Por no pagar 40 millones de dólares en pesos ahora pagaremos 500 millones de dólares que deben ser billetes verdes.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email