La Eficiencia Energética transforma la industria petroquímica y reduce Costos

La industria petroquímica se enfoca en la eficiencia energética, no solo para mitigar el cambio climático, sino también para reducir costos en sus procesos y beneficiar a otros sectores relacionados. El líder de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica destaca el impacto positivo de estas acciones en la economía y el medio ambiente.

Medio Ambiente 06/11/2023 Desafío Energético Desafío Energético
Eficiencia Energética

La eficiencia energética no solo es importante por su aporte a la mitigación del cambio climático y al cuidado ambiental, sino también porque "significa reducir costos" en los procesos industriales, tanto en la elaboración de los bienes y servicios como en su transporte.

Así lo aseguró, líder de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (Cyqyp) y a cargo del Programa de Cuidado Responsable del Medio Ambiente de la entidad (Pcrma).

"La sociedad tiene una percepción sobre la química y petroquímica como industrias contaminantes, pero hay que tener en cuenta que el sector tiene una participación en la generación de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que no supera el 12% del total", advirtió en diálogo con Télam.

Agregó que la apreciación negativa sobre esta actividad surge de la falta de información, ya que "no somos productores de petróleo, sino consumidores de derivados".

Al respecto, sostuvo que "a partir del Acuerdo de París (convención de las Naciones Unidas para reducir la emisión de GEI y atenuar el calentamiento global), se fueron acelerando las acciones, pero esto siempre ha sido parte de nuestro trabajo".

"La industria química y petroquímica local, regional y global, ha trabajado y sigue trabajando mucho en materia de eficiencia energética, en parte porque hay una conciencia ambiental para ello, pero también porque significa reducir costos, tanto para la propia industria como para otros sectores vinculados", puntualizó.

Entre los aportes a la eficiencia energética del sector químico y petroquímico, García Valverde destacó el "cambio de combustible" utilizado en los procesos industriales, tanto el gas natural como las distintas variantes de hidrógeno, además de recursos renovables eólicos y solares en lo que respecta al abastecimiento de las plantas y "en la captura de carbono, para que el CO2 (dióxido de carbono) no sea emitido a la atmósfera".

 
Pero fuera de los límites de los establecimientos, también puso de relieve los "muchísimos aportes" como insumos y partes de otras actividades, básicamente por "el hecho de reemplazar metales por materiales más livianos", con el consecuente ahorro en el consumo de energía "en autos, aviones, trenes y barcos, con detalles que quizás no sean muy tenidos en cuenta por la mayoría de la gente".

En ese sentido, García Valverde remarcó el cambio a través de los años de los paragolpes de los automóviles, que pasaron de ser de chapa a ser elaborados con polímeros, incidiendo en un menor uso de combustible.

Y en materia de transporte, puso la atención en "la diferencia abismal" de costos que implica, por ejemplo, "la carga y traslado de quinientas cajas de yogurt en envase de vidrio" respecto de la misma mercadería en potes de plástico".

El aporte de la industria química y petroquímica también se hace notar en dos actividades clave en materia de eficiencia energética como los parques eólicos y el etiquetado de viviendas.

En el primer caso, apuntó que "las aspas de los molinos son de polímeros y resinas sintéticas", a diferencia de los antiguos metálicos, mientras que los materiales a base de poliuretano son "fundamentales" para una correcta aislación térmica de las viviendas, si se los compara con los "pesadísimos" insumos empleados años atrás.

Las tareas de ahorro y sustentabilidad del sector químico-petroquímico están contempladas en el Pcrma, una iniciativa presente en más de 70 países para administrar los riesgos a los que se encuentran expuestos los diferentes actores involucrados en el manejo, distribución y tratamiento de los productos químicos.

Las prácticas del programa consideran aspectos de las normas ISO 14.001 (gestión ambiental), 9.001 (gestión de calidad) y 45.001 (gestión de salud y seguridad ocupacional).

El Pcrma también establece un ranking para calificar el desempeño de las empresas, en base a más de cien indicadores concentrados en las variables de buenas prácticas en salud, seguridad industrial, seguridad patrimonial y ambiente (con gestiones de sustancias químicas, circularidad y emisiones de GEI).

El cumplimiento de esos compromisos es supervisado por una auditoría externa y entre las empresas que muestran los mejores índices se encuentran Atanor, YPF Química, Cabot, Pampa Energía, Evonik, Archorma, Sika y Nouryon.

Hasta el momento, el programa cuenta con 42 empresas certificadas, 2 en proceso de certificación, 9 en proceso de implementación y 45 adheridas.

Asimismo, la Ciqyp realizó un curso de capacitación sobre el rol de la industria del sector en el cambio climático, con el apoyo del Programa de Acción Climática para la Industria Química de la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional) y la colaboración del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y de la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo.

Te puede interesar
Lo más visto
Reversión GN 2

Reversión del Gasoducto Norte: concluyeron las soldaduras en dos tramos

Desafío Energético
Actualidad 28/05/2024

La última soldadura en la línea regular tuvo lugar el domingo 26 de mayo en el kilómetro 100 del Gasoducto Tío Pujio-La Carlota, cerca de la localidad cordobesa de Arroyo Cabral. En total, se realizaron 4.059 soldaduras en 41 días, estableciendo récords con hasta 151 soldaduras por día, equivalente a un avance diario de 3 kilómetros.

gas

El problema del gas natural se agrava en Argentina: cortes afectan a industrias y estaciones de servicio

Desafío Energético
Actualidad 29/05/2024

La inacción del gobierno nacional a conjurado una nueva crisis energética en la Argentina, la obsesión por el equilibrio fiscal llevó al gobierno a no pagar deudas con empresas que debían realizar la segunda etapa del GPNK que llevaría a duplicar su capacidad que actualmente es de 11 millones de metros cúbicos. Por no pagar 40 millones de dólares en pesos ahora pagaremos 500 millones de dólares que deben ser billetes verdes.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email